Por qué la meditación ha cambiado mi vida

 

La verdad es que ahora mismo no sé muy bien cómo empezó todo… Hacía tiempo que mi cuerpo y mi mente me pedían un poco de tranquilidad. Pero realmente creo que fue mi amiga P. la que me llamó la atención sobre el tema de la meditación, cuando me comentó que se iría unos días a Marruecos a un retiro. Hasta entonces la meditación para mí no era más que una imagen de una persona sentada con las manos en la postura del loto, mirando hacia el infinito…y algo que algunos actores de Hollywood habían adoptado como estilo de vida…nada más, no sabía nada, realmente nada sobre meditación o budismo.

Pero como respeto mucho la opinión de P. empecé a indagar, y a través de Instagram di con Lou y me apunté a su curso on-line. Y a partir de ese momento todo empezó a cambiar. Aunque no ha sido un cambio rápido ni fácil, de hecho, sigo en el proceso, a veces cuesta arriba y otras, cuesta abajo. Porque la meditación no es fácil y los cambios no son inmediatos…es un trabajo largo y, yo diría que vital, nunca se deja de avanzar y de retroceder también. Aunque hay una cosa que sí que puedo decir que ha cambiado para siempre: mi actitud y mi forma de ver la vida, mi manera de relacionarme con mis experiencias y de percibir el momento presente.

Empecé a meditar para relajarme, para dejar de tener estrés y ser mejor persona. Y al sentarme y empezar a mirar de frente mis pensamientos, me di cuenta de que había (y sigue habiendo) mucho ruido en mi mente, mucha ansiedad, demasiadas preocupaciones y mucha búsqueda incesante de respuestas. Y entre tanto ruido y tanta búsqueda de felicidad proyectada en el futuro, mi mente no estaba en el momento presente, donde está mi cuerpo. Siempre pensando en lo que tengo que hacer más tarde, soñando con la casa y el trabajo perfectos, agobiándome por cosas que todavía no han sucedido, ansiosa por no tener tiempo… En ese lío de pensamientos, no me estaba centrando en el momento presente, estaba viviendo para el futuro, sin ser consciente del presente.

Pero como ya he dicho, meditar es un proceso lento y difícil, así que hay que confiar un poco y creer en que la meditación te va a ayudar en tu día a día. Hay que desarrollar persistencia, paciencia y confianza. Algunos cambios que yo ya voy notando son:

  1. A nivel postural: el ejercicio de sentarse con la espalda recta y de ser consciente de tu cuerpo te ayuda a seguir con esa rutina postural durante todo el día. Ahora me siento delante del ordenador recta y la espalda está mucho más relajada.
  2. A nivel de concentración: cuanto más medito, mejor me concentro en mis tareas, ya sea en el trabajo, en casa con los niños o cocinando.
  3. A nivel emocional: aprendes a aceptar la realidad y a soltar la necesidad de control. Aprendes a mantenerte en el “Aquí y ahora”.

Pero el camino de la meditación es complicado y yo sin Lou nunca hubiese avanzado….y eso que me queda muuucho camino por recorrer. Así que si alguien está interesado, ha lanzado un nuevo curso on-line con plazo de inscripción hasta el próximo lunes. De Lou me gusta que es directa, clara y va al grano.

Como ella dice, “al margen de lo que te hayan contado, la meditación no es un arreglo rápido a nuestros problemas, no hay atajos para la paz interior y el equilibrio emocional. Personalmente creo que es una pena que se venda así porque no funciona y es tirarte piedras sobre tu propio tejado como guía de meditación. El propósito de la meditación no es darnos un respiro del ajetreo diario. El propósito es transformar tu experiencia de vida de manera que no sientas necesidad de darte un respiro.”

Por ahora no he leído más que un libro sobre meditación, “La biografía del silencio” de Pablo d’Ors. Conocí a Pablo d’Ors en la universidad y asistí a dos tertulias literarias que organizaba en el centro de Madrid. Desde entonces le había perdido la pista y al ver que tenía un libro sobre meditación no dudé en comprarlo. Es un libro muy personal en el que habla sobre su experiencia como meditador, y creo que se disfruta más, si ya se ha empezado a meditar.

¿Alguien por aquí que medite? ¿Alguna lectura que recomendarme?

Os dejo con algunas frases del libro con las que me he sentido muy identificada:

  • Quedarse en silencio con uno mismo es mucho más difícil de lo que, antes de intentarlo, había sospechado.”
  • “La cantidad de experiencias y su intensidad solo sirven para aturdirnos. (…) No creo que el hombre esté hecho para la cantidad, sino para la calidad. Las experiencias, si vive uno para coleccionarlas nos zarandean, nos ofrecen horizontes utópicos, nos emborrachan y confunden.”
  • “Fue un gran logro comprender, y empezar a vivir, que yo podía estar sin pensar, sin proyectar, sin imaginar, estar sin aprovechar, sin rendir: un estar en el mundo, un confundirme con él”.
  • “Porque normalmente vivimos dispersos, es decir, fuera de nosotros. La meditación nos concentra, nos devuelve a casa, nos enseña a convivir con nuestro ser.

2 thoughts on “Por qué la meditación ha cambiado mi vida

  1. Yo acabo de comprar el curso “Retorno a la presencia” de Lou!! He hecho ya la primera meditación y me ha encantado!! Aunque me pondré en serio cua de vuelva de mis vacaciones de Semana Santa en Noruega. Me encanta Lou!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.