Flores y plantas sostenibles

 

Algo de lo que estoy aprendiendo en este intento por llevar una vida más sostenible, es que detrás de cada compra siempre hacemos una elección. Por eso, antes de comprar algo intento hacerme una serie de preguntas, que hasta ahora ni me planteaba. Y es que nos lo ponen tan fácil, tantas opciones y objetos que consumir, que uno no se para a pensar ¿de dónde viene todo esto? ¿Qué implicaciones tiene? ¿Quién lo ha fabricado, cómo, con qué, cómo ha llegado hasta mi ciudad?

Pues bien, aquí ya ha llegado la primavera y estamos todos los vecinos del bloque como locos recuperando nuestras terrazas y balcones. Yo este año quería hacer las cosas bien y comprar flores sostenibles, así que busqué en Internet “flores ecológicas en Múnich” y me encontré con que una tienda cerca de casa las vendían. ¡Qué fácil! Esta vez sí que iba a poder tranquilizar mi conciencia de consumidora sostenible.

Pero nada más llegar a la tienda mi intuición me dijo que aquí no iba a encontrar lo que buscaba. Pregunté a un dependiente y me indicó que ecológico sólo tienen algunas especias y frutos para plantar en casa, que todo lo demás es convencional. Yo me hubiese dado media vuelta y a seguir buscando, pero no iba sola y el que manda en el balcón, porque se lo curra él, es mi señor esposo, así que para allá que entramos y compramos lo que teníamos que comprar, todo en maceteros de plástico, of course. Intenté por todos los medios pedir en la tienda que nos dejaran devolver los maceteros una vez trasplantadas las flores para su reutilización, pero nadie (ni si quiera el encargado) me quiso hacer caso. A una dependienta mi idea le pareció brillante, pero a su jefe no. Así que nos fuimos para casa con nuestras plantas y nuestras macetas, que acabaron en el cubo del reciclaje amarillo.

Eso sí, he escrito un correo a la tienda pidiendo que se replanteen mi propuesta de reutilizar los maceteros o al menos de usar maceteros biodegradables como éstos o éstos . Aún no me han contestado…

Mientras tanto, he estado leyendo algún que otro artículo sobre el tema y me he encontrado con una realidad que sospechaba, pero que no quería ver. Y es que la comercialización de plantas y flores no es tan “verde” como uno piensa:

  • Muchas de las flores que compramos se cultivan en Kenia o Etiopía a salarios ridículos y en condiciones de salud dudosas para el trabajador, debido al alto porcentaje de pesticidas y químicos que se usan.
  • Los monocultivos masivos de flores son un problema medioambiental.
  • A esto se añade el transporte de flores y plantas de un lugar del mundo al otro para que acaben en nuestros salones y balcones. ¿No suena ridículo que esa planta haya hecho más kilómetros que nosotros mismos?

¿Qué podemos hacer? ¿Dejar de comprar flores? Entiendo que esa no es la solución, pero sí que podemos en primer lugar preguntar en la tienda de dónde vienen las flores. Nuestro interés se transmitirá en la tienda y de ahí a los comerciantes, que empezarán a darse cuenta (espero) de que el consumidor ya no quiere flores a precio bajo, si no flores éticas y ecológicas. ¿Imaginaos si hoy todos preguntáramos antes de comprar un ramo? ¿ No creeis que muchos comerciantes cambiarían el chip?

Otro paso es intentar comprar flores y plantas que tengan un sello de comercio justo como la iniciativa Fair Flower Fair Plants (FFP) o aquí en Alemania el sello Demeter  o el de Bioland, como por ejemplo los tulipanes de zannorganics. También puedes preguntar en tu floristería por las flores regionales, donde al menos sabes que no se gasta tanto en transporte y que la mano de obra tiene un salario más o menos respetable.

Por último, puedes probar a oger tus propias flores en los campos de flores que haya en tu zona. A mí no me pilla ninguno cerca, así que eso lo puedo hacer una vez al año como excursión con los niños, pero no es una solución diaria.

En este artículo hablan sobre el impacto que tienen los pesticidas y demás productos químicos usados en las plantaciones de flores en el ecosistema y en la salud de los trabajadores .

Aquí podéis informaros algo más sobre jardinería ecológica, para los que tengáis jardín.

Si alguien puede recomendar floristerías ecológicas en Múnich o en Madrid, por favor que lo comparta en los comentarios. Yo lamentablemente por ahora no he encontrado nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.