Earth Overshoot Day y cómo responder a este desafío

Hoy es el „Earth Overshoot Day“ o „Día del exceso ecológico“. A partir de hoy, dos de agosto, en este año estamos consumiendo más recursos de los que disponemos. Es decir, a partir de hoy se consumen más recursos naturales de los que la tierra puede regenerar este mismo año.

Se trata de un cálculo que se viene realizando desde 1987, y desde entonces, el día del año en el que superamos los recursos consumidos se va adelantando. Así en 1987 ese día era el 19 de diciembre y en 2017 ya estamos en el 2 de agosto. En apenas 30 años hemos conseguido superarnos con creces y nos comportamos como si tuviéramos, en vez de una tierra para consumir, 1,7 globos terráqueos. Y si seguimos a este ritmo, en 2020 estaremos consumiendo dos globos terráqueos y todos sus recursos naturales.

El día de hoy hay que entenderlo como que a partir de ahora, todos los recursos naturales que consumimos se los estamos „robando“ a las generaciones futuras.

Las emisiones de CO 2 suponen el 60% de estos recursos agotados. Y como podéis ver en esta gráfica, gran parte de los consumidores son los países industrializados.

De hecho, gracias a los países en desarrollo, donde los niveles de consumo no son tan altos como en Europa, por ejemplo, el „Earth Overshoot Day“ no es en abril. Es decir, que si todos vivieran al ritmo de consumo que vivimos en el primer mundo, por ejemplo, estaríamos consumiendo entre todos más de tres globos terráqueos.

Pero ¿qué puedo hacer yo?

Como de primeras no vamos a cambiar nuestra vida ni ponerla patas arriba, porque tampoco seríamos capaces ni sería sostenible para nuestra psique, mientras buscamos el equilibrio, sí que podemos ir avanzando y pasito a pasito aportar nuestro granito:

  1. Concienciarse e informarse: Este es quizás el primero y más importante de los pasos. No basta con decir, me gusta la naturaleza, reciclo, cuido las plantas y no tiro residuos al mar. Hay que ir un paso más allá, mirar con ojo crítico nuestras acciones cotidianas, los productos que consumimos. Hay que aprender sobre energías renovables y entender un poco cómo funciona nuestra economía para poder empezar a ser conscientes y responsables en las actividades que realizamos.
  2. Consumir menos en todos los aspectos de nuestra vida:
    1. Ropa: ¿Cuánta ropa tenemos y cuánta realmente usamos? Tener un armario sostenible es un primer paso.
    2. Alimentación: ¿Es necesaria tanta comida? ¿Especialmente los productos preparados? Tenemos que revisar nuestros hábitos de alimentación. El sobrepeso y muchas enfermedades modernas son una muestra más de nuestro consumismo desenfrenado.
    3. Higiene: ¿De veras necesitamos tantas cremas, limpiadores y toallitas? ¿Por qué no probar a reducir esos productos y reemplazarlos por otros naturales como éstos?
    4. Limpieza del hogar: ¿Realmente hace falta un producto para cada estancia? ¿Y encima tóxico? Mira aquí como sí hay otras alternativas.
    5. Y existen muchos más aspectos en donde podemos reducir nuestro consumo: transporte, ocio, agua, productos de usar y tirar, tecnología, energía en casa…

Así que, lo que podemos hacer en un primer paso es tan simple como eso: reducir nuestro consumo.

3. Consumir de manera sostenible: Y lo que consumamos es mejor hacerlo siguiendo unas pautas como comprar localmente a pequeñas tiendas de barrio, comprar productos naturales y no envasados, evitar los productos de la industria alimentaria, comprar a granel, evitar la carne a diario y comprar sólo productos de animales ecológicos y de granjas de nuestra región, comprar de segunda mano…

Quizás parezcan pasos insignificantes y gestos pequeños frente al inmenso problema que tenemos a nivel global, pero los cambios no surgen de la noche a la mañana. No vienen de forma milagrosa, sino de la suma de un montón de pequeños gestos y circunstancias a lo largo del tiempo. ¿Por qué no empezar a formar parte de se cambio, de esa revolución silenciosa y cambiar nuestras rutinas?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.