¿Cómo puede un niño abrirle los ojos a un adulto? Parte VII

 

Esto es un resumen de una de las ideas que me han marcado leyendo el ensayo sobre educación “Padres conscientes: Educar para crecer” de la doctora Shefali Tsabary. Si queréis leer la introducción y el resto de partes podéis empezar en este enlace.

Los hijos son como una esponja

El libro también insiste en esta idea, que muchas veces olvidamos. Tus hijos te imitan. Lo absorben todo. Cualquier gesto nuestro lo absorben, se empapan de todas nuestras reacciones, ya sean buenas o malas: cómo les despertamos por la mañana, cómo reaccionamos ante una mala nota en la escuela, nuestra forma de conducir, cómo hablamos con nuestros amigos… ellos lo ven y lo asumen como la realidad. Enseñamos más por el ejemplo que damos que de ninguna otra manera. Los niños lo ven y lo imitan todo. También detectan planes ocultos.Read More

¿Cómo puede un niño abrirle los ojos a un adulto? Parte VI

 

Esto es un resumen de una de las ideas que me han marcado leyendo el ensayo sobre educación “Padres conscientes: Educar para crecer” de la doctora Shefali Tsabary. Si queréis leer la introducción y el resto de partes podéis empezar en este enlace.

La herencia educacional

El libro hace hincapié en una idea que me ha ayudado a entender muchas de mis reacciones ante mis hijos y ante mi pareja y amigos o compañeros de trabajo. La autora lo denomina el “peso de la generación” o “herencia educacional”. Es como si fuéramos lastrando un peso de generación en generación recreando las dinámicas de nuestra historia familiar.Read More

¿Cómo puede un niño abrirle los ojos a un adulto? Parte V

Esto es un resumen de una de las ideas que me han marcado leyendo el ensayo sobre educación “Padres conscientes: Educar para crecer” de la doctora Shefali Tsabary. Si queréis leer la introducción y el resto de partes podéis empezar en este enlace.

Cómo nuestros hijos nos pueden enseñar a bailar con la vida

Además, otro problema de nuestro Ego es que se niega a aceptar la vida tal como es. Se resiste a aceptar que nuestros hijos, pareja, compañeros de trabajo son como son. En cambio queremos que sean de otra manera, negando la realidad. Queremos que todo baile a nuestros gusto.

Y el Ego en vez de buscar una solución creativa y constructiva REACCIONA cuando las cosas no salen como esperábamos. El Ego nos impide comprender que “el primer paso para cambiar la realidad no es oponerle resistencia sino aceptarla. Y cuando la aceptamos podemos responder y no reacciona.”Read More

¿Cómo puede un niño abrirle los ojos a un adulto? Parte IV

 Esto es un resumen de una de las ideas que me han marcado leyendo el ensayo sobre educación “Padres conscientes: Educar para crecer” de la doctora Shefali Tsabary. Si queréis leer la introducción y el resto de partes podéis empezar en este enlace.

El peligro de nuestro ego

Otro tema que me ha gustado mucho en el libro es el tema del ego y el peligro que tienen las reacciones de nuestro ego en nuestra relación con los hijos.

Si no estás satisfecho con tu vida, puedes caer en utilizar a tu hijo para completarte y curar esa insatisfacción. A veces lo que queremos es ser madres perfectas, tener una familia de anuncio y, sin darnos cuenta, acabamos utilizando a nuestros hijos para sentirnos bien o protegernos de nuestros miedos. Nos cuesta aceptar que a veces somos padres para satisfacer nuestros deseos.

Todos queremos que nuestros hijos sean especiales, porque así nos sentimos especiales nosotros. Pero ¿A qué precio para ellos?”Read More

¿Cómo puede un niño abrirle los ojos a un adulto? Parte III

 

Esto es un resumen de una de las ideas que me han marcado leyendo el ensayo sobre educación “Padres conscientes: Educar para crecer” de la doctora Shefali Tsabary. Si queréis leer la introducción y el resto de partes podéis empezar en este enlace.

El miedo al vacío: Hay demasiado ruido en nuestras vidas

Hoy en día nos quejamos de que no tenemos tiempo para nada, y en vez de vaciar nuestro día de obligaciones y actividades tendemos a llenarlo cada vez más. Esta locura de actividad desenfrenada nos lleva a no saber qué hacer en los ratos muertos, en las esperas cotidianas o un domingo por la tarde. ¿A quién no le ha entrado alguna vez la depresión del domingo por la tarde? ¿O quién no ha llenado su agenda de planes, citas y quedadas por inercia y por miedo a no tener nada que hacer?

Read More

¿Cómo puede un niño abrirle los ojos a un adulto? Parte II

Children playing on summer sunset happy time

Esto es un resumen de una de las ideas que me han marcado leyendo el ensayo sobre educación “Padres conscientes: Educar para crecer” de la doctora Shefali Tsabary. Si queréis leer la introducción y el resto de partes podéis empezar en este enlace.

Libera a tus hijos y libérate a ti mismo: Aceptaos tal y como sois

En el día a día tengo la sensación de estar corriendo detrás del reloj y de que no tengo tiempo de disfrutar de mis hijos. Desde fuera me veo sermoneando, siempre obsesionada con enseñarles a ser “buenos” y “educados”. Y mientras tanto pierdo la ocasión de mirarles a los ojos, mirarles en su interior y maravillarme de sus sentimientos, de su creatividad y su singularidad.Read More

¿Cómo puede un niño abrirle los ojos a un adulto? Parte I

“Padres conscientes: Educar para crecer” de la doctora Shefali Tsabary

Cuando un libro lleva el prólogo del Dalai Lama, uno tiene la seguridad de estar ante una lectura interesante. Si ya el libro “Peaceful Parenting” de Laura Markham me marcó en su día, el ensayo de Shefali Tsabary ha dejado una profunda huella en la relación con mis hijos y mi manera de acercarme a ellos.

El libro más que un libro sobre educación, es un libro sobre cómo vivir basándose en la idea principal de que la fuente esencial de toda felicidad es el amor y la compasión. La generosidad y el afecto incondicional hacia los demás es la llave de una vida plena y alegre.

Cómo decía Leon Tolstoi:

A un gran corazón ninguna ingratitud lo cierra, ninguna indiferencia lo cansa”. Y es que ante una sonrisa, todo el mundo responde de manera positiva. Read More

Exfoliante al café DIY

Mezcla unos posos del café de la mañana con aceite de oliva virgen extra y métete con ellos a la ducha. Esta receta es más fácil imposible y apta para mujeres que van con el agua al cuello día sí día no. Desde ya no hay excusas  para exfoliarte en la ducha un domingo por la mañana, salvo que en vuestra casa no seáis cafeteros. En ese caso, habrá que ver si el café se puede sustituir por azúcar moreno o sal gorda. Read More

Despertar el instinto

Lo tenía bien adormecido, como una bestia mansa, apenas me acordaba de él. Pero la maternidad te hace despertar el impulso, te recupera el olfato, esa sabiduría que sale de dentro de tu estómago y que ruge como un león cuando uno de tus hijos está en peligro. Esa intuición de saber qué les pasa por la cabeza sin haber hablado siquiera con ellos, sólo con mirarles la cara. Ese instinto que tenía callado, ahora cuando soy madre lo experimento de vez en cuando, y aunque mi cabeza y mis pensamientos intenten silenciarle, cuando se trata de mis hijos, siempre gana la batalla.  Por mis hijos mi instinto se hace camino, va derribando los muros de las convenciones sociales, hace huecos en la cárcel de mi vergüenza y mi educación y acaba imponiendo su criterio, cueste lo que cueste.Read More

Receta limpiador multiusos casero y ecológico: limpieza zerowaste

limpieza zerowaste

Una de las ventajas que he descubierto en las alternativas “sin plástico” o “zerowaste” es la simplicidad. Cuanto más ecológica quieres llevar tu vida, más simple y sencilla se convierte. El tema de la limpieza ha sido el más fácil de cambiar. Y eso que yo era y sigo siendo una “histérica de la limpieza”. Hace dos años en mi armario de limpieza no había huecos libres: un desengrasante para la cocina, el detergente para la vajilla, el limpia cristales, el desinfectante para el baño, el abrillantador de placas de cocina, la lejía, el amoniaco, la botella para el suelo de la cocina, la otra para el suelo del baño. Y a todos estos potingues de los cuales desconozco su composición había que añadirle miles de bayetas, guantes, estropajos diversos y utensilios varios para dejar la casa como los chorros del oro. Sí, todo quedaba como los chorros del oro y con ese olor que a mí por aquel entonces me evocaba a “limpio”…más que a “limpio” lo que olía en nuestra casa era a químicos y perfumes baratos.Read More